You are here: Home >Archive for the ‘hombres’ Category

Cuando la vieja escuela era joven

No deja de ser curioso que, en plena conquista digital del mañana, el pasado esté más presente que nunca. Cada estreno de temporada asistimos con total naturalidad al enésimo revival…

(more…)

Tags: ,

El azul intenso es el olor del otoño

Como Picasso en los primeros años del siglo XX, el universo de las esencias está viviendo su particular periodo azul. Si el verano pasado ya se encargó de vestir las creaciones más ligeras, como os contamos aquí, este otoño su reinado olfativo continúa. Pero con matices. Las composiciones frescas de la época estival se convierten ahora en aguas de perfume con mayor profundidad e, incluso, las suaves eaux de toilette sacan a relucir su faceta más potente y misteriosa.

Porque cuando la noche empieza a las siete y media de la tarde, la durabilidad de la fragancia en la piel es una variable a tener muy en cuenta. Las aguas de perfume están elaboradas con un 15% de concentración de esencia aromática y pueden durar hasta ocho horas, mientras que las colonias, con una concentración de entre el 3 y el 6 %, se disipan a las tres horas. Y todos sabemos que las noches otoñales son tan largas como intensas, de ahí que necesitemos un compañero de largo recorrido que se mantenga a nuestro lado hasta bien entrada la madrugada y que aguante el chaparrón mientras lo damos todo en la pista de baile.

Por eso, los perfumes, las aguas de perfume y las versiones night o intense son un básico esta temporada. Y lo mejor es que existen opciones para todos los gustos: acuáticas, amaderadas, especiadas, afrutadas, florales o almizcladas. De esta manera, no perderás tu firma olfativa, esa que anuncia tu llegada con una estela invisible y que permanece en el ambiente una vez que ya te has ido, bajo las múltiples capas de ropa de abrigo. 

Para ir abriendo boca, aquí van cuatro.

1. Eau de parfum For Him Bleu Noir, de Narciso RodriguezLas sensuales notas amaderadas del cedro azul y el ébano negro se unen al ámbar y al vetiver para elevar el almizcle, el sello distintivo de la casa, a una nueva dimensión olfativa. Precio: 84 € / 100 ml.

 2. Eau de parfum Y, de YSL. Profunda y muy masculina, esta reinterpretación del fougère tradicional apuesta por el toque afrutado de la manaza verde, la elegante intensidad del absoluto de geranio y el frescor ácido de la bergamota y el jengibre. Precio: 109,90 € / 100 ml.

3. Parfum Bleu, de Chanel. La profundidad amaderada del cedro y el sándalo se combina con el lado más sensual del haba tonka en esta creación de una intensidad tan refinada como sutil, que se aleja de las clásicas composiciones para hombre. Precio: 130 € / 100 ml.

4. Eau de toilette intense L’Eau Super Majeure d’Issey, de Issey Miyake. La noche es el hábitat natural de esta esencia acuática, ahumada y de acordes enérgicos, en la que destacan las maderas ambarinas, el pachuli oscuro y la vainilla negra de Madagascar. Precio: 87,50 € / 150 ml.

(more…)

Tags: ,

¿Cuarentón o cuerantañero?

Aseguran los entendidos en la materia que la edad es un estado mental. Que se lo digan a las arrugas marcadas, a las canas que, sin prisa, pero sin pausa, pintan de gris toda la melena y a la creciente profundidad del surco nasogeniano. Noticia de última hora: aunque el monopatín sea tu medio de transporte habitual, salgas todos los juernes y te pases el día escuchando trap, el proceso natural de envejecimiento celular no se detiene. Así que, si rondas los 45, deja de intentar parecer y de comportarte como un millennial y asume que ahora tu liga se juega en el campo de la madurez. En cuanto aceptes esta realidad, vivirás una suerte de epifanía en la que todas las piezas del puzle encajan a la perfección.

Eso sí, si quieres ser un cuarentañero y no un cuarentón debes ajustar el ritual diario a las necesidades específicas del galán otoñal. Empieza eliminando el exceso de grasa y las impurezas acumuladas en los poros con el In-Shower Face Wash Acumen, de American Crew (25 €), un limpiador facial enriquecido con extracto de raíz de jengibre y diseñado para ser utilizado bajo la ducha. Pasados los 40, el sérum deja de ser optativo para convertirse en el segundo paso de la rutina de belleza, ya que su función es potenciar el tratamiento aplicado a continuación. El Serum Origin, de Sibari Republic (115 €), es la opción ideal porque es un concentrado de ácido hialurónico puro, uno de los componentes principales de la piel y cuya producción disminuye con el paso de los años.

La guinda de los cuidados cutáneos la pone la Crema hidratante Instant Filter Moisturizer, de Lab Series (42,50 €). Inspirada en los principios del maquillaje, contiene reflectores de la luz y el color, como la sílice y el dióxido de titanio, y pigmentos encapsulados en tonos verdes y azules que neutralizan las manchas, mejoran el tono, difuminan las imperfecciones y suavizan arrugas y poros.

Y con las canas, ¿qué hacemos? Si te gustan, ya te explicamos aquí cómo cuidarlas, pero si quieres deshacerte de ellas sin que los demás lo noten, prueba con el Champú Control GX, de Just for Men (9,95 €). Su fórmula inteligente las reduce de manera progresiva con cada lavado, proporcionando un resultado tan natural como discreto. En definitiva, que con el neceser adecuado podemos sacar a relucir nuestra mejor versión a cualquier edad. Lo cual es infinitamente menos cansado que tratar de ser siempre un eterno adolescente.

(more…)

Tags: ,

Cómo ser una “It Woman” a los 50. Lo que necesitas es amor

La Generación X representamos a un grupo de mujeres a las que la edad nos ha dotado de grandes talentos, eso que quede claro. Somos atractivas, deseables, sabias, tolerantes, comprensivas, y con un poquito de “mala leche”, gracias a la cual sobrevivimos a situaciones indeseables. Estamos en ese punto de maduración delicioso, todavía con proyectos, fuerza, curiosidad, con ganas de seguir experimentando nuevas sensaciones y vivir grandes historias de amor. 

Jugamos con la picardía y la seducción como nadie. Somos sexys porque somos seguras, somos apetecibles porque nos conocemos bien a nosotras mismas, somos deseables porque tenemos un pasado y todas estas cualidades se consiguen con los años y con los vaivenes de la vida. ¡No hay otra forma! La mayoría de nosotras ya hemos tenido una o varias relaciones, hemos aprendido de los errores; unas por las buenas, algunas a tropiezos y muchas no aprendimos nunca. Pero gracias a ese aprendizaje sabemos lo que queremos cuando se trata de un hombre.

Antes de ponerte a buscar el amor, hay que recuperarse del “zarpazo” del desamor. Justo después de una separación no es buen momento para lanzarte a los brazos de ningún hombre, por muy Adonis que te parezca. No te precipites en busca de una nueva relación, recupérate, aprende a quererte de nuevo, ponte fuerte y aprovecha este tiempo de “libertad sentimental” para hacer todas aquellas cosas que no habías podido hacer estando en pareja. Apúntate al gimnasio, a pintura o a macramé, sal con tus amigas y amigos, pasa más tiempo con tu familia, dedícate tiempo a ti misma e, incluso, experimenta aventuras amorosas, cuantas más mejor, pero sin vínculos afectivos. Lo importante, de verdad, es evitar la espiral de la autodestrucción Aunque pueda parecerte algo bestia lo que te voy a decir a continuación, creo que es un buen ejercicio para la desmemoria emocional: Vive como los alcohólicos, un… sólo por hoy!!! Sólo por hoy… no voy a pensar en él. Solo por hoy… no voy a echarle de menos. Sólo por hoy….  Y el día que la risas superan a los llantos, la ganas de salir al mundo a los días de apatía y la indiferencia al rencor, ha llegado el momento de lanzarse a la búsqueda de un nuevo amor. 

Claves para encontrar un compañero de vida (que merezca la pena)

Actualiza tu cuento de hadas. Mal empezamos si a estas alturas sigues creyendo en los príncipes azules porque, querida, ya te habrás dado cuenta de que no existen. Me vienen a la memoria cientos de cuentos o películas animadas de Walt Disney con las que ha crecido nuestra generación. Esto marca, y mucho. Buscamos a nuestro príncipe azul, traducido en la actualidad como “el hombre perfecto”: rico, guapo, enamorado, detallista, con sentido del humor. ¿No te das cuenta de que a todas las princesas les pasa lo mismo? A todas las encierran bajo llave, las duermen o las envenenan… y tiene que venir el príncipe valiente a rescatarlas. ¡Cambia el chip! No buscamos a un C.S.I, sino a un compañero de vida que nos alegre nuestros días y nuestras noches. Hago un inciso para recomendarte una lectura muy sanadora: “La princesa que creía en cuentos de hadas”, de Marcia Grad. La delicada Victoria crece soñando que algún día será rescatada por un príncipe encantador, pero cuando es “salvada” las cosas no suceden como había previsto y el príncipe deja de ser encantador… Un relato locuaz que simboliza el viaje que todas hacemos en la vida a medida que separamos la ilusión de la realidad.

Plántale cara a tus inseguridades. Si te preocupa no ser lo suficientemente atractiva para el sexo opuesto, si te da pereza empezar de cero una nueva relación (la excusa más extendida), te falta fuerza y energía (pero sin embargo te sobra para trabajar), si crees que ya no hay hombres como los de antes (bastante recurrente también) o te preguntas si serás capaz de disfrutar del sexo con alguien que no sea tu marido (ya te digo yo que sí)… Supera esos miedos. Es normal sentir cierta inseguridad, pero es como cambiar de trabajo, una vez superado el shock inicial, todo va rodado. 

Cambia el look. No te encierres en casa compadeciéndote, maquíllate, péinate, ponte ideal y sal a patear las calles. No te descuides. Que tengas una edad y un pasado es algo bueno, no te fustigues. Convive con tus arrugas y tus flacideces, pero si algo es susceptible de mejorar… ¿por qué no? Empieza cambiando tu imagen; tampoco necesitas una transformación drástica (es decir, no te pongas rubia platino ni te pinches “bótox” como si fuera a acabarse el arsenal mundial). Es decir, no te conviertas en otra persona, pero sí en una versión mejorada de ti misma. Este paso ayuda a ver las cosas como un comienzo e inyecta grandes dosis de autoestima. 

Piensa cómo es tu pareja ideal. Te preguntarás por qué… Pues porque a estás alturas de tu vida no quieres terminar con el mismo tipo de hombre al que dejaste (o te dejó). Te parecerá obvio, pero un porcentaje muy elevado de mujeres divorciadas vuelven a repetir los mismos errores y con el mismo estereotipo masculino. No caigas en ello. Con la cabeza fría, haz una lista de atributos que te gustaría que tuviese el pretendido. ¿Qué cosas no soportarías en él? ¿Qué virtudes son las que te atraen? ¿Qué cosas estarías dispuesta a negociar? Ponlo todo por escrito y así tendrás una referencia.

No te compadezcas de ti misma. Huye de la negatividad y deja de quejarte todo el día por lo mal que te va el amor. Sentirte pesimista, amargada y reiterativa en tu mala suerte no contribuye en nada a establecer nuevas relaciones, Cualquier hombre saldrá corriendo en la primera cita. Hay que romper con esa dinámica para ser feliz.

Todo para ti, nada para mí (y viceversa). Si empiezas haciendo muchas concesiones, malo, pero si el desamor te ha convertido en una egocéntrica, peor. Las relaciones de pareja, para que realmente funcionen, necesitan estar basadas en la interdependencia: compartimos un espacio común (espacio pareja), pero también un espacio íntimo y personal sólo para ti. El respeto, la tolerancia, la comprensión es una vía de dos sentidos, no lo olvides.  Queremos una relación basada en la igualdad. ¡Juega en equipo!

Rescata agendas del pasado. Hoy es fácil. A golpe de Instagram o Facebook puedes localizar a tus amigos de adolescencia, a ese primer amor (que siempre pensaste que no se había escrito el final) o a aquel “buenorro” que ni se fijo en ti en su momento ¡pero quién sabe! En esta etapa no hay que esperar a que nos llamen, sino tomar la iniciativa.

Cambia de ambiente. Como dice mi profesor de yoga: desde la zona de confort no se alcanza la cima. En este momento que nos ocupa, lo traduzco algo así como “en los círculos sociales en los que te mueves está ya todo “trillado””. Apuesta por lugares nuevos y otras vías de ocio que todavía no has experimentado. Cuando salimos de nuestra zona de confort tenemos más posibilidad de encontrar parejas potenciales.

Dile a tus amigos que estás disponible. Igual que si buscas trabajo avisas a tus amigos, conocidos y entorno, pues lo mismo con el amor. ¡Hoy por mí, mañana por ti! Diles que estás abierta a conocer a nuevas personas y seguro que te tendrán en cuenta al organizar fiestas, cenas y eventos varios. No es garantía de que conozcas a alguien interesante, pero aumentan las probabilidades.

Mejor bien acompañada. Soy de la opinión de que 5 amigas ligan más que 2 (para que hablar de ir sola en busca de hombres). Las posibilidades de acercamiento de varones son mayores, además de ser un gran apoyo para no sentirte descolocada en situaciones de acercamiento. Sal de bares, mercadillos, conciertos, exposiciones, eventos culturales…. Mira el calendario de actividades online de tu ciudad y tantea el terreno. ¡Ojo! No quieras ser una “teen adult” o una “viejoven”. No se trata de hacer lo que hacías con 20 años, ni pretender vivir el sueño de la marmota, tienes una edad divina para hacer un montón de planes y toda la libertad del mundo para divertirte. Es el poder de adaptación lo que hace a los humanos sobrevivir.

¡No seas antigua! Apúntate a un sitio online para encontrar pareja. Buscar un nuevo amor en internet cada vez es más normal (conozco varios segundos matrimonios que se enamoraron con un click). No es denigrante, ni triste, ni vergonzoso. Cuando el ritmo de vida es vertiginoso o las posibilidades de conocer hombres limitadas, el flirteo cibernético es la mejor vía. Las webs de contacto se han puesto las pilas para dar respuesta a la creciente demanda (¿ves como no eres la única?). Hazme un favor: cundo escribas tu perfil, pon una foto actualizada y una descripción real y, por favor, por favor, por favor, no mientas sobre tu edad.

Y recuerda que el amor puede surgir en cualquier momento y cuando menos te lo esperes, así que ya sabes… siempre atenta a las señales, bien mona y, por supuesto, depilada… por si las moscas.

Esta semana me despido con un grupo legendario, The Beatles, y uno de los grandes himnos al amor de toda la historia: All you need is love.

¡Que lo disfrutes!

(more…)

Tags: ,

Geniova, el sistema más rápido y estético para alinear los dientes

Cada vez son más las mujeres, y algunos hombres, que deciden corregir la alineación de sus dientes en edad madura. Antes, colocar brackets a los niños era casi estigmatizarlos y, ahora, el adolescente que no los lleva se siente que no forma parte de ‘la tribu’. Y los adultos, no es que los adoremos, pero somos conscientes de la importancia de una dentadura no solo bonita sino sobre todo cuidada y sana, y no nos importa colocarnos, incluso pasados los 40, o 50, un sistema de ortodoncia. Básicamente por dos motivos.

Uno, que ya somos mayorcitos y nos importa poco el que dirán cuando sabemos lo importante que es una buena alineación dental desde el punto de vista estético y de salud, porque una boca con los dientes mal alineados, al morder, tiene que soportar una presión más fuerte de lo normal y diferente en cada zona, haciendo que se desgasten más de la cuenta y de manera no uniforme. También repercute en la digestión ya que impide que la comida sea masticada y triturada correctamente y obliga a nuestro estómago a trabajar en exceso para compensar lo que los dientes no hicieron. Esto provoca un aumento de la secreción de ácido estomacal, que a su vez causa problemas de acidez o reflujo, pudiendo llegar incluso a una mala nutrición por una incorrecta asimilación de nutrientes.

Además, la alineación puede ayudar a prevenir condiciones como el bruxismo. Todo esto en cuanto a salud, pero si añadimos el componente estético, descubrimos que la armonía de las facciones está íntimamente relacionada con  los volúmenes y éstos están condicionados por la correcta ubicación dental. Una mordida inadecuada altera la configuración del perfil facial y la sonrisa pierde atractivo si la exposición dentaria no es estética.

El segundo motivo por el que los adultos nos decantamos por la corrección dental, además de por ser conscientes de su importancia, es porque los sistemas de ortodoncia son más estéticos, sin detrimento de su eficacia. Mi último descubrimiento en este terreno es Geniova, una técnica que aúna la rapidez de los brackets y la comodidad de las férulas invisibles. Se trata de un revolucionario sistema de ortodoncia que consigue resultados óptimos en menos de un año, en la mayoría de los casos y, además, puede retirarse para las comidas, garantizando así una higiene bucal perfecta, e incluso algunas horas más en función del ritmo de vida de cada uno.  Eso sí, a lo largo del día hay que llevarla puesta un mínimo de 16 horas y no se recomienda pasar más de 2 horas seguidas sin ella. Es menos molesto que los sistemas anteriores y, muy importante también, más asequible económicamente. Según Patricia López, ortodontista de Clínica Menorca (clinicamenorca.com), “Geniova es un sistema ideal en pacientes adultos con apiñamiento leve o moderado, que buscan mejorar su sonrisa de manera estética y más rápida“.

Tras un estudio en consulta mediante moldes, fotografías y radiografías, una tecnología 3D permite conocer con exactitud el resultado final antes de comenzar el tratamiento. Después, se coloca una férula que lleva algo parecido a brackets unidos por un alambre, muy discreto, apenas visible, mucho más estéticos. Los dientes se colocan en la posición deseada de forma más rápida que con los sistemas anteriores, gracias al arco de níquel de titanio con el que está fabricado, que hace que el movimiento dentario sea de 1/1,5 mm al mes de media, frente a los 0,5 mm de una férula.

En definitiva, si es más estético, prácticamente invisible, más higiénico, se puede comer sin él y mantener la rutina higiénica dental, duele menos, el resultado es más rápido y cuesta un 30% más barato ¿No será quizá el sistema de alineamiento dental que estábamos esperando? Yo, por lo menos, me lo estoy pensando

Más información: 
Unidad Dental de Clínica Menorca
C/ Menorca, 12 – Madrid
Teléfono: 900 834 487

(more…)

Tags: ,

Cómo ser una “It Woman” a los 50. Por qué enamorarse de una de nosotras

Recopilemos. La semana pasada hablaba de casamientos, divorcios y vuelta al altar. Os dejaba con la miel en los labios, prometiendo que hay vida más allá de una separación; una vida a rebosar de nuevas experiencias y desafíos que no te puedes perder.

Me reitero en que para ellos, superado el primer impacto del “no te soporto ni un minuto más”, les es más fácil adaptarse a su nueva vida.  Te guste o no, la mayoría de los hombres que son abandonados, se vuelven a “juntar” con una asombrosa rapidez, muchas veces con solteras, más jóvenes que ellos y casi siempre mujeres que no han conocido las mieles de la convivencia y son terreno abonado para una primera experiencia. Nosotras, mientras tanto, en barbecho, tardamos años (algunas meses y otras lustros) en volvernos a comprometer con una pareja. Bueno, pues ha llegado el momento. Deja de buscar excusas, pierde el miedo y lánzate a la aventura del amor; un viaje, a veces a ninguna parte, pero que nos hace sentir vivas…. Y aunque sea sólo por eso, merece la pena.

No quiero frivolizar lo que una separación amorosa puede llegar a provocar en muchas de nosotras; el divorcio es un hecho vital doloroso, pero vivirlo de manera traumática se puede evitar.

Encontrar pareja superados los 45 es un poco distinto a cuando tenías 20 años (aunque tampoco era un camino de rosas). A estas alturas seguramente ya tenemos una o dos relaciones a nuestras espaldas y lo más posible es que tengamos hijos, y esto tampoco facilita las cosas. Por no hablar de esta sociedad nuestra, que todavía jalea la juventud y nos contempla con cierto desdén. Sabéis lo que os digo, que a la merde las millenials y las Generaciones Y, Z, T, y todas las letras del alfabeto griego, porque nosotras tenemos un potencial que solo la edad es capaz de otorgarnos. En el pasado hemos vivido obsesionadas por parecer jóvenes, hemos pedido perdón por cumplir años y hasta estábamos dispuestas a someternos a cirugías imposibles con tal de quitarnos 10 años de encima. Se acabó, ha llegado la hora de reivindicar lo que es nuestro, porque nos hemos convertido en la gran promesa de la industria de la moda, la belleza y el life style, marcando nuestras propias tendencias.

Y ya no divago más… ha llegado la hora de hablar (sin tener que convencer) de que quien se enamore de una de nosotras será un tío con suerte.

¿Por qué enamorarse de una mujer de 50?

– El riesgo de embarazo es nulo o muy escaso. Una vez superados los posibles síntomas de la menopausia, nos sentimos libres de disfrutar del sexo como nunca. Muchas deseamos vivir lo que nunca antes, otras gozamos sin tapujos de todo lo que aprendimos en más o menos treinta y tantos años de actividad sexual. Trabajo de campo.  ¡Se va  a perder todo ese conocimiento!

– Hemos acabado con la crianza de los niños, o por lo menos con la parte más esclava. Serán preadolescentes, o algo más, pero con mucha inteligencia habremos sabido organizar nuestra vida de tal forma que disfrutemos de tiempo libre e independencia. No esperamos que haga de “papá” de nuestras criaturas, estamos buscando un compañero sentimental, no una cuidadora a jornada completa.

– Ya tenemos definida la carrera profesional y nuestra situación económica no está tan mal. Quien más quien menos está organizada con una seguridad financiera que le permite estar más relajada y disfrutar del tiempo libre y de los placeres de la vida. No es que queramos pagar “a escote”, pero somos lo suficientemente solventes como para invitar cuando nos venga en gana.

-No tenemos cuerpos perfectos, piel de bebé o un vientre plano, pero pretendemos preservar nuestro patrimonio de belleza sin querer ser jóvenes a toda costa. Nuestra historia está marcada en cada una de las arrugas de nuestro rostro. Y es ese mapa de años escrito en la piel, lo que nos convierte en muy atractivas. No hay nada que atraiga más a un hombre que una mujer que está cómoda en su piel. No perdemos el tiempo mirándonos con obsesión en todos los espejos y nos amamos como somos. Por eso, cuando nos enamoramos de un hombre no buscamos que sea perfecto, y eso es muy relajante.

-Disfrutas, entablas y participas de una buena conversación, ya sea de política, cultura o cualquier otra cosa. Las boomers hemos vivido lo suficiente como para no abrir los ojos como platos o poner cara de tonta cuando oímos hablar del existencialismo de Simone de Beauvoir, la música de The Beatles o de “Lo que el viento se llevó”.

Que tengamos más de cincuenta no quiere decir que nos hayamos vuelto inválidas. Estamos en forma. Golf, sky, padel, Pilates,  running, y un largo etcétera forman parte de nuestra lista de “actividades que hemos practicado alguna vez”. No es que dominemos con maestría todos los deportes, pero nos defendemos decorosamente en caso de necesidad.

-Una boomer ha desarrollado el sentido de la empatía, la comprensión y la ternura que las más jóvenes aún no tienen. Estamos abiertas a no prejuzgar, sabemos dar consejos, sin imponer nuestras opiniones, ayudar sin atosigar, ser sentimentales sin ser “ñoñas”, ser vulnerables sin ser débiles. Un oráculo lleno de respuestas, a veces sorprendentes.

-Sabemos lo que nos sienta bien y lo que no (y no necesitamos a la vendedora de turno que nos haga la pelota), nos preocupa muy poco el qué dirán y eso nos hace ser tremendamente interesantes. La vida nos ha enseñado a diferenciar el sí del no, que entre el blanco y el negro existe el gris, y a distinguir lo que deseamos y lo que queremos evitar a toda costa. ¡Benditos 50!

… Y como el amor se acaba, también el espacio en blanco. Dicho lo cual, el tema “claves para encontrar pareja a los 50” queda relegado a la próxima semana. 

Mientras tanto, podéis ir meditando sobre lo dicho en este post, hacerme todas vuestras críticas y comentarios, y escuchar este homenaje a Aretha Franklin, la “Diosa del Soul”, que lucho toda su vida contra corriente, primero a favor de los derechos raciales en Estados Unidos, y después en pro de la liberación femenina.

(more…)

Tags: ,

Cómo ser una “It Woman” a los 50. Sí, quiero

Vaya por delante que intento hablar siempre de lo que sé, bien porque he leído, curioseado, investigado, documentado (como rigurosa periodista), o bien porque lo he vivido en mis propias carnes, y eso me permite explayarme, que es el caso.

Según los últimos datos del Consejo General del Poder Judicial en España, septiembre es el mes del año en el que se registra un mayor número de separaciones. Desde el punto de vista jurídico, la explicación es que durante el mes de agosto los juzgados de familia cierran, por lo que las demandas de divorcio se acumulan para el siguiente mes: septiembre. Pero desde el punto de vista social, emocional y familiar, es curioso que coincida justo tras los meses de vacaciones, cuando disfrutamos más de los momentos de placer, sin presiones profesionales, sin madrugones, sin extraescolares de los hijos, sin exigencias personales del tipo tener que maquillarse, peinarse y ponerse el tacón a las 7 de la mañana… Entiendo que ponerse de acuerdo en el destino vacacional, viajar con la familia política o pasar más tiempo juntos de lo habitual provoca ciertos roces en algunas, en otras, esto se convierte en una auténtica catarsis (porque ya llevan aguantando lo suyo), lo que se llama una purificación emocional, corporal, mental y espiritual que desemboca en un ¡¡Quiero el divorcio, cariño! (Importante la coletilla para que él vea que no hay resquemor).

Hace 20 años no era frecuente conocer casos de personas de cuarenta y muchos, 50 ó 60 años que, después de dos o tres décadas de matrimonio, decidieran separarse y poner fin a ese gran “proyecto común”. Cuestiones religiosas, sociales, económicas y legales, hacían poco probable que, a esas alturas de la vida, el divorcio fuera una alternativa viable para terminar un matrimonio mal avenido. Hoy las cosas han cambiado, la separación y el divorcio son realidades legalmente factibles y socialmente mucho más aceptadas. De hecho, las cifras hablan por sí solas y el número de divorcios entre mayores de 50 años no deja de crecer en España  (ha subido más de un 30% los 3 últimos años). Un paso duro que solemos dar las mujeres, menos propensas que los hombres a aguantar una convivencia que nos resulta insoportable.

Una de las causas que explican estos divorcios tardíos es la ausencia de un proyecto común en la vida conyugal. Cuando el matrimonio se ha volcado en el cuidado de los niños, el trabajo y todo tipo de compromisos sociales, y se ha olvidado de construir una relación de intimidad entre ellos, tarde o temprano aparecen los problemas. Si a esto le sumamos que los hijos ya son mayores y dejan el hogar puede ocurrir que la pareja se percate del vacío afectivo que sin querer han ido formando. Cuántas veces hemos escuchado “una mañana me desperté y me di cuenta de que estaba viviendo con un desconocido”. No te engañes, si alguna vez se te ha pasado este “mantra” por la cabeza, eres carne de cañón.

¡El mundo no se acaba aquí!  A partir de los 50 años empieza la mejor etapa de nuestras vidas. Todavía somos jóvenes y estupendas, tanto, que pretendemos vivir otros 40 años más, disponemos de más tiempo, nuestros hijos ya están criados, tenemos independencia económica, una gran vida social, capacidad de decisión, madurez, criterio para saber diferenciar el sí del no, y un mundo de posibilidades infinitas al final del túnel que en ocasiones cuesta ver, pero que ahí están.

Y mientras, lo que menos deseamos es a otro hombre en nuestra órbita, ¿cuánto tarda un hombre en encontrar pareja después de una separación? El mínimo permitido por el decoro. Es decir, prácticamente nada, casi antes de que se haya secado la tinta de los acuerdos pre-divorcio, ya tiene otra. ¡No pasa nada! Porque con el duelo sin desenvolver, todavía en papel de regalo, las mujeres somos capaces de exhalar un suspiro de alivio y agradecimiento por haber sido capaces de decir basta y empezar a saborear la soledad. Aprendemos a disfrutar del silencio elegido, de las salidas con amigas o de encontrar la casa como la dejaste. Disfrutamos de decidir sin pedir opinión y de tener opinión sin tener que decidir. Descubrimos el placer de dormir de un tirón, sin banda sonora de fondo. Sentimos la libertad recuperada. En definitiva, empezamos a darnos cuenta de que no es tan terrible ser “una divorciada”.

Claro que, luego, pasa lo que pasa, porque somos boomers convencidas, y empezamos a tener ganas de jugar el juego del amor… otra vez.

Encontrar pareja a partir de los 50 años es un poco distinto a cuando teníamos 20 años. A estas alturas seguramente ya tenemos una, dos o más relaciones a nuestras espaldas. Es posible que tengamos hijos y, en estos tiempos, la edad de los mismos puede variar muchísimo, desde preadolescentes o incluso más pequeños, hasta adultos. Lamentablemente también es probable que tengamos algo que nos impida encontrar de nuevo el amor, y ese algo es el miedo. Temor a que no exista una pareja compatible, terror a tener que empezar… ¿Para qué intentarlo siquiera? Porque tener pareja a cualquier edad tiene un impacto positivo sobre la salud mental, emocional y física.

Yo, que volví a encontrar el amor a los 45 años, y me casé de nuevo a los 48 (20 años después de mi primera boda), te animo a que lo pruebes. La vida es demasiado corta para amargarse y se hace más llevadera con alguien a tu lado que te ama profundamente… ¿y para siempre?

El próximo miércoles os daré todas las claves sobre cómo encontrar pareja a los 50, y las ventajas de enamorarse de “una de nosotras”. Os dejo con el cantante, compositor y guitarrista Neil Diamond y el  temazo September Morn (Amanecer en Septiembre)

(more…)

Tags: ,

Cómo ser una It Woman a los 50. Menos Prozac y más chocolate

Aprovecho que mañana es el Día Internacional del Chocolate para profundizar en la atracción que sufrimos la boomers por tan preciado bien. Según las estadísticas, a nueve de cada diez mujeres les gusta el chocolate (y la décima, miente). Supongo que se debe a un cúmulo de múltiples circunstancias, pero en mi caso se remonta a la más tierna infancia y al recuerdo inconfundible del olor de un delicioso chocolate a la taza. Aquellos días en los que la tentación no vivía arriba, sino al final del pasillo a la derecha, donde se encontraba la cocina. Rememoro los desayunos con el sabor del colacao (el desayuno de los campeones) y mi lucha diaria porque no se hiciesen grumos; el donut fondant de media mañana cuyas huellas limpiaba en la falda escocesa que tanto odiaba y el bocadillo del cole, pan con Nocilla a media tarde, que señalaba que el día de estudio tocaba a su fin. Sobredosis de cacao para mitigar el aburrimiento de ser una niña.  Ahora entiendo porque tras el empacho de cacao, el mundo me parecía mejor. La explicación científica  está basada en las múltiples reacciones químicas que causa en nuestro cerebro; me entero de que el chocolate contiene más de 300 sustancias químicas. Casi me da un síncope. Toda la vida “zampando” chocolate…  ¡Estoy intoxicada!… ¡Voy a morir!

Continúo con mi investigación, y descubro que el consumo de chocolate ayuda a producir una serie de sustancias en el cerebro, entre muchas otras la serotonina, conocida como la hormona de la felicidad o del “buen rollo” y la dopamina que nos hace sentir un máximo placer, similar al de un orgasmo. Y aquí quería llegar yo… Dice la sabiduría popular que no hay mejor sustituto del sexo que el chocolate. ¿Será un mito equiparable al de las dos horas de digestión o la pérdida fulminante de vitaminas del zumo de naranja? La respuesta es no. Cualquiera que conozca bien el sexo y conozca bien el chocolate te dirá que no son comparables, aunque bioquímicamente sean iguales.

La mayoría, probablemente, elegiría el sexo antes que el chocolate, pero lo cierto es que a falta de uno podemos conformarnos con el otro para, como mínimo, paliar los males que nos provoca la abstinencia. Y aunque muchos expertos aseguran que afirmar así a la ligera que el chocolate es un sustitutivo del sexo es ir demasiado lejos, sí que es cierto que la ingesta de chocolate facilita la liberación de endorfinas, una sustancia que generan nuestros neurotransmisores y que nos hace sentir felices, estimula el sistema nervioso y mejora el ánimo. Algo así como un antidepresivo natural de venta sin receta para los malos momentos (algunos lo llaman el “prozac vegetal”), o como un orgasmo artificial mantenido en el tiempo. De hecho, el 23% de las mujeres afirma que la comida les proporciona mayor placer que el sexo, porcentaje que en los hombres se reduce al 13%. Para los amantes de la comida de ambos géneros, el chocolate se lleva medalla de oro en la carrera a la felicidad.  Y sigo investigando sobre el tema, y leo un estudio realizado en Italia bastante revelador: las mujeres que consumen a diario chocolate muestran niveles más altos de deseo que las que no tienen este hábito. Es decir, el chocolate puede tener un impacto psicológico positivo en la sexualidad femenina. ¡Tomo nota!

Nuestra literatura de tradición oral tampoco ha sido indiferente a los encantos del chocolate, que ha inspirado títulos célebres como Chocolate, The Consuming Passion, de Sandra Boynton, un superventas en Estados Unidos en la década de los 80. Habla con humor sobre el mito y afirma que “el chocolate no es nada más que un sustituto del afecto”. Esto explica porqué tras una pelea sentimental o un mal día en la oficina, zamparnos un litro de helado de chocolate es una buena terapia. De la cocina al diván, y sin pedir cita. Cierto es que las mujeres a menudo tendemos a compensar las frustraciones emocionales con grandes dosis de chocolate.

Y hablando de terapias alternativas, pienso en un libro que me hizo pasar muy buenos ratos, tantos como una buena sesión de sexo, una tarde de confidencias con mi grupo de amigas o los chocolates con churros en San Ginés a altas horas de la madrugada a la salida del Joy Eslava. Me refiero a la novela  Como Agua para chocolate, escrita por Laura Esquivel, publicada a finales de los ochenta, y luego muy bien llevada al cine. Una historia de amor y gastronomía ambientada en Méjico a principios del siglo XX. Dos jóvenes locamente enamorados, tienen que renunciar a su amor porque la madre de ella (una auténtica bruja) decide que al ser la menor de sus hijas, debe quedarse soltera para cuidarla en su vejez. No me extraña que ingiriera como si no hubiese un mañana. Se puso tan gorda, tan gorda, tan gorda, que al final explota (me parece recordar).

Aunque, contrariamente a lo que se piensa, el chocolate no suma kilos; sí el blanco -que no es tal- y el con leche -que tiene más grasas-, pero el negro, amargo, oscuro, al 70% es un auténtico placer para el paladar que apenas contiene calorías. ¿Sabías que un estudio científico ha demostrado que tomar un trozo de chocolate negro antes de la comida contribuye a una mejor digestión? Y sabe muchísimo mejor que una infusión. 

Como siempre, termino mi exposición con música de la buena. Me ha sido imposible encontrar una canción en torno al tema que no fuese “Paquito el chocolatero”, así que me he ido por el camino más dulce. Aquí os dejo Sweet Dreams, el legendario himno del dúo británico Eurythmics, con la gran Annie Lennox. Trata sobre cómo perseguir tus sueños y no rendirte ante las adversidades. ¿Pega todo no?

(more…)

Tags: ,