You are here: Home >Archive for the ‘Look’ Category

For her oil musc parfum, una edición especial para celebrar el 15 aniversario de for her

Se nota que una ya tiene una edad cuando ve como las marcas celebran importantes  aniversarios de productos que ha visto lanzar. En 2003, cuando Narciso Rodríguez creó el eau de toilette for her, tuve la oportunidad de vivirlo en primera persona. Y cuando, en 2009, lanzó Musc Collection os hice partícipes de dicho lanzamiento en este blog (en 2003 todavía no lo tenía). Entonces, entre otras cosas, os contaba: “Bautizadas como “Musc Collection” las fragancias for her y for him son más sensuales que nunca. Para empezar no son perfumes al uso, son una mezcla de perfume y aceite, y están dedicadas exclusivamente al almizcle un ingrediente que siempre ha fascinado a Narciso Rodríguez quien declara que lo descubrió gracias a una mujer inolvidable. Para el diseñador “el almizcle posee la extraña capacidad de captar la personalidad de quien lo lleva, como si formase parte de su piel””

Ahora, para celebrar el decimoquinto aniversario de for her, se lanza  for her oil musc parfum (una nueva edición de la emblemática musc for her) como homenaje a la inspiración más profunda del diseñador: el aceite de almizcle egipcio. En esta versión, lo que cambia es el continente, no el contenido. Ahora se presenta en un frasco de cristal transparente de nuevo diseño que evoca el emblemático rectángulo de for her y en cuyo interior destaca el color rosa pálido del aceite. Esta edición limitada cuesta 84.50€ (30ml)   

 

(more…)

Tags: ,

Cómo ser una It Woman a los 50. Menos Prozac y más chocolate

Aprovecho que mañana es el Día Internacional del Chocolate para profundizar en la atracción que sufrimos la boomers por tan preciado bien. Según las estadísticas, a nueve de cada diez mujeres les gusta el chocolate (y la décima, miente). Supongo que se debe a un cúmulo de múltiples circunstancias, pero en mi caso se remonta a la más tierna infancia y al recuerdo inconfundible del olor de un delicioso chocolate a la taza. Aquellos días en los que la tentación no vivía arriba, sino al final del pasillo a la derecha, donde se encontraba la cocina. Rememoro los desayunos con el sabor del colacao (el desayuno de los campeones) y mi lucha diaria porque no se hiciesen grumos; el donut fondant de media mañana cuyas huellas limpiaba en la falda escocesa que tanto odiaba y el bocadillo del cole, pan con Nocilla a media tarde, que señalaba que el día de estudio tocaba a su fin. Sobredosis de cacao para mitigar el aburrimiento de ser una niña.  Ahora entiendo porque tras el empacho de cacao, el mundo me parecía mejor. La explicación científica  está basada en las múltiples reacciones químicas que causa en nuestro cerebro; me entero de que el chocolate contiene más de 300 sustancias químicas. Casi me da un síncope. Toda la vida “zampando” chocolate…  ¡Estoy intoxicada!… ¡Voy a morir!

Continúo con mi investigación, y descubro que el consumo de chocolate ayuda a producir una serie de sustancias en el cerebro, entre muchas otras la serotonina, conocida como la hormona de la felicidad o del “buen rollo” y la dopamina que nos hace sentir un máximo placer, similar al de un orgasmo. Y aquí quería llegar yo… Dice la sabiduría popular que no hay mejor sustituto del sexo que el chocolate. ¿Será un mito equiparable al de las dos horas de digestión o la pérdida fulminante de vitaminas del zumo de naranja? La respuesta es no. Cualquiera que conozca bien el sexo y conozca bien el chocolate te dirá que no son comparables, aunque bioquímicamente sean iguales.

La mayoría, probablemente, elegiría el sexo antes que el chocolate, pero lo cierto es que a falta de uno podemos conformarnos con el otro para, como mínimo, paliar los males que nos provoca la abstinencia. Y aunque muchos expertos aseguran que afirmar así a la ligera que el chocolate es un sustitutivo del sexo es ir demasiado lejos, sí que es cierto que la ingesta de chocolate facilita la liberación de endorfinas, una sustancia que generan nuestros neurotransmisores y que nos hace sentir felices, estimula el sistema nervioso y mejora el ánimo. Algo así como un antidepresivo natural de venta sin receta para los malos momentos (algunos lo llaman el “prozac vegetal”), o como un orgasmo artificial mantenido en el tiempo. De hecho, el 23% de las mujeres afirma que la comida les proporciona mayor placer que el sexo, porcentaje que en los hombres se reduce al 13%. Para los amantes de la comida de ambos géneros, el chocolate se lleva medalla de oro en la carrera a la felicidad.  Y sigo investigando sobre el tema, y leo un estudio realizado en Italia bastante revelador: las mujeres que consumen a diario chocolate muestran niveles más altos de deseo que las que no tienen este hábito. Es decir, el chocolate puede tener un impacto psicológico positivo en la sexualidad femenina. ¡Tomo nota!

Nuestra literatura de tradición oral tampoco ha sido indiferente a los encantos del chocolate, que ha inspirado títulos célebres como Chocolate, The Consuming Passion, de Sandra Boynton, un superventas en Estados Unidos en la década de los 80. Habla con humor sobre el mito y afirma que “el chocolate no es nada más que un sustituto del afecto”. Esto explica porqué tras una pelea sentimental o un mal día en la oficina, zamparnos un litro de helado de chocolate es una buena terapia. De la cocina al diván, y sin pedir cita. Cierto es que las mujeres a menudo tendemos a compensar las frustraciones emocionales con grandes dosis de chocolate.

Y hablando de terapias alternativas, pienso en un libro que me hizo pasar muy buenos ratos, tantos como una buena sesión de sexo, una tarde de confidencias con mi grupo de amigas o los chocolates con churros en San Ginés a altas horas de la madrugada a la salida del Joy Eslava. Me refiero a la novela  Como Agua para chocolate, escrita por Laura Esquivel, publicada a finales de los ochenta, y luego muy bien llevada al cine. Una historia de amor y gastronomía ambientada en Méjico a principios del siglo XX. Dos jóvenes locamente enamorados, tienen que renunciar a su amor porque la madre de ella (una auténtica bruja) decide que al ser la menor de sus hijas, debe quedarse soltera para cuidarla en su vejez. No me extraña que ingiriera como si no hubiese un mañana. Se puso tan gorda, tan gorda, tan gorda, que al final explota (me parece recordar).

Aunque, contrariamente a lo que se piensa, el chocolate no suma kilos; sí el blanco -que no es tal- y el con leche -que tiene más grasas-, pero el negro, amargo, oscuro, al 70% es un auténtico placer para el paladar que apenas contiene calorías. ¿Sabías que un estudio científico ha demostrado que tomar un trozo de chocolate negro antes de la comida contribuye a una mejor digestión? Y sabe muchísimo mejor que una infusión. 

Como siempre, termino mi exposición con música de la buena. Me ha sido imposible encontrar una canción en torno al tema que no fuese “Paquito el chocolatero”, así que me he ido por el camino más dulce. Aquí os dejo Sweet Dreams, el legendario himno del dúo británico Eurythmics, con la gran Annie Lennox. Trata sobre cómo perseguir tus sueños y no rendirte ante las adversidades. ¿Pega todo no?

(more…)

Tags: ,

Colecciones AW18: Sfera – The Fall Issue

Empieza el cole, se hace de noche antes, pasas frío en la piscina… amigas, esto se acaba y llega el momento de comenzar a poner orden en el armario otoñal. Y sí, ahora comenzará a hacer el calor que no ha hecho en todo el verano, pero lo que apetece es empezar a cambiar de temporada. En Sfera lo saben y aquí llega su Fall Issue. Que pase!

aw18 sfera fall issue 1 Colecciones AW18: Sfera   The Fall Issue

Que puede convertirse en la guía perfecta para saber por dónde van a ir los tiros este otoño. Para entrar en materia, los cuadros, que no falten, y sin medida; jerseys de cuello cisne, pendientes XL, collares de mil vueltas…

aw18 sfera fall issue 2 Colecciones AW18: Sfera   The Fall Issue

Viejos conocidos de 2017: los abrigos de pelo de colores, en compañía de mix estampados y unos calcetines que parecen un poco Doña Rogelia pero en realidad son muy Prada; y el total look pata de gallo con un toque de color.

aw18 sfera fall issue 3 Colecciones AW18: Sfera   The Fall Issue

Lo de los jerseys de cuello vuelto creo que ya lo he comentado: no los soporto, pero me temo que van a ser un hit este invierno. El abrigo con cuello en contraste me encanta; y aunque nunca he sido muy de momento leñador, esa chaqueta tiene algo.

aw18 sfera fall issue 4 Colecciones AW18: Sfera   The Fall Issue

¿Boda a la vista? Hazte YA con vestidos a los que sacarás partido con los complementos adecuados, como este de rombos de colores; lo del abrigo de pata de gallo me lo voy a empezar a mirar. ¡Me encanta!

aw18 sfera fall issue 5 Colecciones AW18: Sfera   The Fall Issue

Hemos pasado de los colgantes a las minicadenas y ahora llega el momento de usarlo todo: no sabías cuál ponerte y te pusiste el joyero entero. Eso sí, el momento pelito pegado podemos evitarlo, de verdad, no es necesario.

aw18 sfera fall issue 6 Colecciones AW18: Sfera   The Fall Issue

Directo a mi wishlist va este vestido maxi-patchwork, que combina estampados y tejidos y que… tiene toda la pinta de ser clonazo, para que nos vamos a engañar. Seguiremos informando.

aw18 sfera fall issue 7 Colecciones AW18: Sfera   The Fall Issue

Y el amor final, por partida doble: aunque el otro día debatíamos en Instagram sobre si los looks monocolor habían terminado con el colour block, este azul + rojo puede sembrar más de una duda… Y todo mi corazón para este total look serpiente en rojo, bolso incluido!

Frente a la avalancha del estampado pañuelo, ¿qué os parecen las propuestas de Sfera?

(more…)

Tags: ,

La Crème de la Mer ahora en formato vintage

Cuando la famosa Crème de la Mer celebró su 50 aniversario (en 2015) la marca lanzó una edición especial. Entonces os lo conté en el post “La Crème de La Mer cumple 50 años”. Ahora, vuelven a poner a la venta una edición limitada cuyo tarro está inspirado en uno de los diseños originales que realizó el creador de esta joya cosmética, el Dr. Huber. Ya está a la venta y cuesta 280,60€.

Mas info: La Mer

(more…)

Tags: ,

El rincón de Bell: Mis libros del verano


Aquí tenéis una recopilación de los que han sido mis libros favoritos del verano. Diversos, entretenidos, interesantes y reflexivos.


Pero quiero hacer hincapié en “El Proxeneta“, de Mabel Lozano, ya que no puedo dejar de pensar en ese testimonio real de uno de los proxenetas “capos” de este país, y en todo lo que nos cuenta acerca de la trata de personas. Tan aterrador como necesario.

Cada vez que viajo me encanta visitar las librerías de las ciudades a las que voy. Ya os he enseñado unas cuantas en diferentes post. En mi última visita a Buenos Aires estuve en una que se llama “Libros del pasaje“, en Palermo.

Allí quedé con Carla, la chica que hace un año me pidió permiso para crear en Instagram la cuenta @fansmaribelverduargentina, y a la que quería conocer aprovechando que iba a visitar su ciudad unos días. Mi intuición no me falló. La prudencia y discreción hacen gala de ella. Pasamos un rato largo charlando de todo y me encantó poner cara a quién con tanto cariño me trata.


Feliz semana!!!!

(more…)

Tags: ,

¡Ostras! Un bistró francés en la plaza de Cascorro

Hoy os voy a hablar de ostras francesas, de vinos naturales y, por último, del lugar en el que degustar este binomio al más puro estilo francés.

Empezamos con las ostras. Sus beneficios son múltiples: ayudan al cerebro gracias a un aminoácido llamado tirosina que eleva el estado de ánimo y favorece la función mental; son buenas para piel y para el pelo; también para la salud cardiovascular y, además, dicen que son ¡¡afrodisiacas!! Será por su alto contenido en zinc que fomenta la liberación de hormonas sexuales.

El cultivo de la ostra de Marennes Oléron necesita entre 3 y 4 años para llegar a madurar. Durante el primero se procede a la fase de captación en la que las ostras se enganchan a barras de hierro y se quedan en el mar entre un año y medio y dos. Después viene la fase de detroguage en la que las ostras se separan de las barras de hierro y van a alta mar hasta los 3 o 4 años y, por último, llega la fase de affinage en claire que es cuando terminan de madurar en antiguas salinas en las que se mezclan las aguas dulces y saladas. Aquí es donde la ostra coge todo su sabor y ese color verde tan peculiar, consecuencia de la presencia de la navícula azul, un alga microscópica que fija el pigmento en la ostra.

Pasamos al vino natural que es vino hecho con uva natural, sin añadir ni quitar nada a esa uva. Auténtico  y singular, es un fiel reflejo de la tierra de la que nace. Son vinos desarrollados mediante un cultivo respetuoso con el medio ambiente, tienen un compromiso con el entorno rural, el viticultor es el autor, se trabaja manual y artesanalmente y no se usa anhídrido sulfuroso. ¿La diferencia entre un vino ecológico y un vino natural? Se elaboran igual pero el natural no utiliza sulfitos.

¡¡Bueno!!, dejo de enrollarme y paso a la acción. O sea, a degustar una armonía de ostras y vinos naturales para que las mariposas estomacales vibren en su máximo esplendor…Delante de mí, Carlos Campillo, un francés de Grenoble que todo lo que tiene de grande lo tiene de buena gente. Es un virtuoso gastronómico, especialista en gastronomía francesa y experto en vinos naturales. Para mi gozo ha preparado una cata de 3 ostras de Marennes Oléron de Daniel Sorlut nº2 con 3 con vinos naturales.

Primera cata, empezamos por las ostras más naturales, sin nada, a secas, o a pelo o como queramos llamarlas, armonizadas con un vino blanco de la Mancha “micmac” de uva Airen y 10% moscatel de bodegas Samuel Cano de Mota del Cuervo. Es un vino enérgico, refrescante y franco que armoniza perfectamente con la ostra carnosa y rotunda en boca, con un perfecto equilibrio entre la dulzura de la carne y el sabor marino y yodado de la zona atlántica.

Seguimos con la segunda armonía, ostras con chorizo criollo fiel a la tradición de Burdeos de combinar ostras con algún embutido fresco de cerdo a la sartén. En este caso el vino que acompaña es “1984” de bodegas La Senda de Diego Losada. Es un vino elaborado con Mencía de tres fincas rodeadas de monte bajo, sobre suelos arcillo-calcáreos, situadas a 600 metros de altitud.

La vendimia es manual y una vez llega a la bodega se despalilla parcialmente. La fermentación es con levadura salvaje, empieza en depósitos de hormigón y termina en barricas de roble francés, donde hace una crianza de 7 meses. La estabilización es natural, y se embotella sin clarificar ni filtrar. Es un vino jugoso, intenso y con frescor que armoniza perfectamente con el sabor y la potencia del ají picante y las notas del comino del chorizo criollo.

Rematamos la faena con unas ostras gratinadas con Sabayón acompañadas de un vino rosado llamado “Atardecer en el patio” de la bodega Patio, de uva tinta Velasco también conocida como Blanc de Noir, que acompaña perfectamente en el camino a la ostra gratinada con esas notas finas y salinas y lácticas de la mantequilla.

Esto que he probado hoy, es perfecto para ir con un amor salvaje a un desayuno los domingos por la mañana y que te las preparen en el Cascorro Bistrot  (Plaza de Cascorro,21. Madrid, Tfno: 91 039 09 52) escuchando de fondo “No puedo vivir sin ti”, de Coque Malla en directo y de paso aprovechar y ver alguna tienda de antigüedades en El Rastro como la de Siglo XX en Galerías Piquer (tiendas 59 y 70), en la que el anticuario historiador más guapo de la galería, Julián Campos, os atenderá y os aconsejara amablemente, su teléfono de consultas 673 388 363.

¡¡A comernos el viernes!!

Michele

(more…)

Tags: ,

De menú, huevos sueltos

Me cuentan que un equipo de la Universidad de Harvard ha realizado un estudio sobre los calzoncillos. Quiero pensar que es un equipo médico, porque como sea un equipo de fútbol o de tiro con arco me temo que los resultados del trabajo no sean demasiado concluyentes. Así que, confiando en la profesionalidad y el sentido común de quienes rigen tan afamada universidad, demos por bueno el estudio. Han llegado a la conclusión los miembros del equipo en cuestión de que los calzoncillos apretados son malos para la calidad del esperma. O sea, lo que vengo escuchando yo toda mi vida, empezando por mi abuela y continuando por mi madre, mis tías, madres de mis amigos, novias y otras personas variadas. Pero es lo que tiene no tener nombre ni prestigio que te avale, que lo que dices no tiene rigor, en cambio lo dicen unos señores o señoras de un equipo de Harvard, que ya digo que no sabemos si se trata de un equipo de baloncesto o jockey sobre hielo y va a misa. La misa no suele ser un sitio donde se hable mucho de calzoncillos (sin bromas, por favor) pero me venía bien el dicho.

En resumen, que los resultados del estudio que han realizado los miembros del equipo lo ha publicado la prestigiosa revista “Human Reproduction” y viene a decir que llevar ropa interior tipo “bóxer” hace que se tenga un 25% más alta la concentración de semen en cada eyaculación y un conteo total de espermatozoides un 17% mayor y con un tercio más de movilidad en el interior del útero que los de los varones que usaban habitualmente ropa interior de marcar paquete.

Seguramente que es así, pero ahora pregunto yo: “¿Y si llevas calzoncillos tipo “bóxer” pero unos pantalones ajustados, que te estrujan semejantes partes pudendas delanteras cada vez que haces una flexión para sentarte o simplemente, el movimiento de andar?”. Y pregunto también. “¿Cómo han hecho el estudio?”, aunque bueno, eso es demasiado obvio y de mal gusto, así que lo dejamos estar. No obstante continuo con mis dudas. “¿Han tenido en cuenta la edad de los sujetos estudiados?”, porque a lo mejor han comparado a un señor de 76 años que usa calzoncillos largos de algodón, de esos hasta los tobillos, que son ajustaditos, con un chaval de 19 que lleva unos más sueltos y ya te digo yo que aunque al señor mayor le pongas todo el día en pareo, sin nada debajo y al otro le pongas un neopreno tres tallas más pequeñas que la suya, el flujo seminal del señor parecería agüilla de arroz, mientras que el del chico estaría más cerca de la burrata. Y como con el tema elegido para este magnífico post es muy fácil caer en lo chabacano y yo soy fino que te cagas, voy a darlo por finalizado.  Adiós.

P.D. Me comunican de la redacción que el equipo que ha llevado a cabo el estudio es de la Harvard T.H. Chan School of Public Health, lo que es un alivio.

(more…)

Tags: ,

Cómo ser una “it woman” a los 50. I Will Survive

En 2020 habrá 500 millones de mujeres mayores de 50 años, lo que supone un 15% de la población mundial. Estamos a mitad de camino entre las boomers y la Generación X, una generación precursora de la feminidad moderna que hemos trabajado a lo largo de toda la vida, renunciando la mayor parte de nosotras a la educación presencial de los hijos y sobreviviendo en un terreno acotado por los hombres. Hemos sentado nuevas bases de nuestra relación con el amor, el sexo, la belleza y el estilo de vida. Estamos más realizadas personalmente y profesionalmente, y más dispuestas a disfrutar de todos los placeres que nos ofrece la vida, decididas a cuidarnos mucho más que generaciones precedentes y a rebelarnos contra la invisibilidad laboral, social y cultural.

Bajo el lema “Cómo ser una it woman a los 50” se esconde una gran ironía hacia todas las it girls, influencers y blogueras veinteañeras que sacuden las redes sociales y las páginas de las revistas. No tengo nada en su contra, confieso que cierta envidia (no sé si sana o insana) por vivir en unos tiempos en los que los límites y las fronteras casi son inexistentes y las posibilidades infinitas. También cierto agradecimiento por empujarnos a ponernos al día con las llamadas nuevas tecnologías.

Fotografía de Peter Lindbergh para L’Oréal París

A las generaciones venideras, la Y, la Z, la T, les recuerdo que a nosotras nos toco vivir la llegada del CD, el PC de sobremesa, el walkman y el fin de los casetes y videocasetes, el nacimiento de Internet y la burbuja punto com en la década de los 90. Nacimos en una época de cambios, en la que los móviles no eran necesarios para saborear la vida, se ligaba vis a vis, en bares y discotecas, con la mítica frase ¿estudias o trabajas?; íbamos de compras (no de shopping) sin sospechar que en años venideros se podría hacer pulsando un botón, y la belleza y la cirugía estética no estaban al alcance de todas, motivo por el cual la imaginación volaba para sacar el mayor partido de ti misma, a través de la moda, el pelo o el maquillaje.¡Sonríe, porque hemos sobrevivido a todo ello!

Ahora nos sentimos bien en nuestra piel, nos cuidamos a fondo, exploramos universos, perdemos el miedo, llenamos nuestros días de curiosidad y nuestras vidas de experiencia. Tenemos además la capacidad económica y la madurez emocional necesaria para sentirnos atraídas por todas aquellas oportunidades que nos ofrece la VIDA, en el sentido más amplio: salud, bienestar, fitness, sexo, relaciones personales, belleza, viajes… Somos auténticas “it womans” en constante proceso de transformación.

… Y entonces viene a mi cabeza un símbolo de la música disco I Will Survive, de Gloria Gaynor, lanzada en 1978. En aquella época, muchas de nosotras rondábamos la adolescencia. En ese momento fue un grito de guerra para mis amigas y para mí y ahora se reconvierte en un manifiesto de intenciones para todas esas mujeres a las que me propongo escribir semanalmente en esta web, la de mi querida y admirada boomer Geni León.   

(more…)

Tags: ,